Aunque Azure es una magnífica plataforma, dónde en la mayoría de ocasiones podemos desplegar nuestras aplicaciones y olvidarnos de los detalles, en ocasiones no todo va como nos gustaría. Shit happens! Hace poco tiempo, un conjunto de soluciones que teníamos en una suscripción, usando máquinas virtuales, SQL Azure, Cloud Services y Azure Storage, dejó de funcionar. Al entrar a monitorizar la suscripción vemos que esta ha sido cancelada. Por qué se puede cancelar una suscripción? Las razones más comunes que he visto son:
* Nos hemos suscrito a una versión trial de Azure y no hemos dado de alta una tarjeta
* Nos hemos dado de alta a través de los beneficios de una cuenta MSDN, y no hemos dado de alta una tarjeta
* Hemos alcanzado el límite de gasto de nuestra suscripción. Esto es muy habitual en suscripciones como MSDN u otros beneficios, donde tenemos un límite de gasto pre-establecido Cuando una suscripción es cancelada, todos los servicios se detienen y no son accesibles.

Podemos solucionar el problema contactando con soporte, y en pocos minutos estaremos online de nuevo. Pero, que sucede con cada servicio tras haber sido cancelado? – Los servicios de datos, como Azure Storage o SQL Azure, retienen los datos por 90 días a partir de que se canceló la suscripción. Tras subsanar el error con soporte, estos servicios vuelven a activarse sin mayor intervención. – Los servicios de computación, como Azure VM o Azure Cloud Services y Azure Web Sites, en cambio, se restaurarán vacíos y es necesario volver a crear las instancias de nuevo.

Cuidado en caso de que se trate de una suscripción Trial ya que entonces los datos se borrarán inmediatamente. En el caso de Azure Web Sites y Azure Cloud Services, será necesario recrear las instancias y la configuración de cada uno de ellos, de nuevo. Lo malo es, que tendremos que hacer el despliegue de nuevo, requiriendo tener acceso a un Visual Studio y al código fuente. Generalmente, cuando ocurren los problemas, les gusta hacerlo en fin de semana, festivo, nochevieja 🙁 Así qué, en esas fechas puede resultar complicado tener acceso a un Visual Studio, pero seguro que tenemos internet y un móvil o tablet, por lo que, no podemos hacer nada desde el portal que funciona perfectamente desde un dispositivo móvil?

Preparándose para cuando algo inesperado ocurre Podemos hacerlo, siempre y cuando estemos preparados antes: La primera opción y más cómoda, es que despleguemos los servicios de forma automática gracias a la integración continúa. Podemos hacerlo desde

Visual Studio Online, GitHub, Bitbucket o nuestro propio repositorio. En cuanto la suscripción se ha reactivado, tan sólo necesitamos volver a configurar el enlace desde el portal con nuestro repositorio y refrescar la publicación. Listo! deployment Si estamos utilizando Azure Cloud Service, tenemos una opción más, en caso de que no tengamos configurada la integración continúa, podemos prevenir estas situaciones aprovechando aquellos servicios que sí mantienen los datos. Por un lado, podemos guardar después de desplegar una copia del paquete en Azure Storage. además deberíamos guardar el archivo de configuración del servicio .csconf, utilizado para desplegar, así como cualquier recurso adicional que debamos configurar, certificados, etc De esta forma podemos volver a desplegar desde el portal, con nuestro móvil o tablet, sin acceder al código fuente, con la confianza de que desplegaremos exactamente la versión que estaba antes de la cancelación: azure portal upload Sí nos habituamos a utilizar estas opciones para nuestros despliegues, no tendremos que preocuparnos de las incidencias que puedan ocurrir en fechas imprevistas. Incluso podemos enseñar a los administradores de la suscripción a restaurar los servicios, con la certeza de que no necesitaremos intervenir! Por supuesto existen más opciones, cómo tenerlo todo automatizado con PowerShell, pero lo dejo para un futuro post. Os leo 🙂